<img height="1" width="1" style="display:none"  src="https://www.facebook.com/tr?id=2298325010427576&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

2021: Año para reorientar el futuro de nuestra alimentación

Por: Emilio Martínez de Velasco Aguirre

22 de enero del 2021

Este año, la ONU convoca a toda la sociedad a identificar e implementar soluciones para lograr sistemas alimentarios más saludables, sustentables, resilientes e incluyentes.


Los deseos de salud que expresamos cada inicio de año nunca habían tenido el mismo significado. Después de un 2020 marcado por el COVID-19, lo que todos deseamos este año es controlar esta pandemia y dejar atrás los estragos que ha provocado en la salud de las personas y en nuestra vida económica y social.

Pero el 2021 será un año especial para otra dimensión de nuestra salud y la del planeta: la alimentación. Este año, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha convocado a la primera Cumbre sobre Sistemas Alimentarios. Este encuentro es un llamado urgente a repensar la forma en que producimos, transformamos, consumimos y desechamos alimentos. Con ello, la ONU se ha propuesto involucrar a toda la sociedad en la búsqueda de soluciones para lograr que nuestros sistemas alimentarios sean más saludables, sustentables, incluyentes y resilientes.

 

“Nuestro trabajo, desde la perspectiva de la Cumbre, es preparar el contexto, motivar a la gente, construir una narrativa, demostrar lo que es posible, pero también trabajar para asegurarnos que la gente tenga claridad sobre lo que está en juego, lo que se necesita hacer para alcanzar los ODS y a lo que debemos aspirar.” - Agnes Kalibata, Comisionada de la ONU
para la Cumbre sobre Sistemas Alimentarios 2021.

 

Quizás te estés preguntando, y esto, ¿qué tiene que ver conmigo? Si lo piensas bien, tiene mucho que ver. Las decisiones que tomamos todos los días sobre nuestra alimentación no sólo impactan nuestra salud y bienestar, sino también a la sociedad en general y al planeta. Seamos conscientes o no, al elegir un alimento estamos apoyando al conjunto de personas y organizaciones que hicieron posible que ese alimento llegara a nuestra mesa.

Nuestras decisiones también tienen un impacto en los recursos naturales que se utilizan en el trayecto “del campo a la mesa,” así como en la huella ambiental de nuestros desechos alimentarios. Por eso, hoy en día se utiliza el concepto de “sistemas alimentarios” para referirnos al conjunto de recursos, personas y organizaciones que a través de sus acciones e interacciones hacen posible la alimentación en nuestra sociedad.

Para aterrizar este concepto, te propongo que en tu próxima comida realices el siguiente ejercicio:

1.- Toma una foto de tu plato. No importa que no parezca digno de compartir en redes sociales.

2. Piensa en el trayecto “del campo a tu mesa.” Disfruta tu comida y mientras lo haces, piensa en todas las personas que con su trabajo hicieron tu plato realidad, desde aquellas que participaron en la producción, distribución o comercialización de tus alimentos hasta las que intervinieron en su transformación y preparación.

3.- Piensa quiénes le dieron forma a tu plato. Es decir, en todas las personas que, sin tocar tus alimentos, influyeron en las opciones que tienes frente a ti. Por ejemplo, las personas que desarrollaron las tecnologías utilizadas en la producción o transformación de tus alimentos. O aquellas personas que diseñaron las leyes y políticas públicas para regular y promover el comercio, la producción agropecuaria, la transformación y comercialización de alimentos o el financiamiento de proyectos agroalimentarios.

4.- Piensa cómo la cultura influye en tu alimentación. Así es, si quieres ir más allá, piensa en cómo nuestra cultura, así como los supuestos y valores que hemos desarrollado alrededor de la alimentación, inciden en el tipo de alimentos que consumimos o en la forma de prepararlos.

El concepto de sistemas alimentarios nos invita a reflexionar y ser conscientes de las conexiones entre los múltiples factores que inciden en nuestra alimentación. También, a explorar el impacto que nuestras decisiones alimentarias tienen en nuestra salud y bienestar, así como en nuestra sociedad y en el planeta.

La forma en que actualmente nos alimentamos en el mundo no es sustentable, está causando muchos problemas de salud y está dejando a muchas personas fuera. Pero como dijo el director General de la FAO, QuDongyu, los sistemas alimentarios son también potentes motores económicos, sociales y medioambientales para un cambio transformador y es posible convertirlos en aceleradores del progreso de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Por eso, este 2021, el Secretario General de la ONU ha convocado a la primera Cumbre sobre Sistemas Alimentarios que mencioné al inicio.

Próximamente discutiré los retos que enfrentan nuestros sistemas alimentarios y las formas en las que podemos responder al llamado de la ONU. Mientras tanto, pasa la voz sobre esta Cumbre y prepárate para darle un nuevo rumbo a nuestros sistemas alimentarios este 2021.

Tip: Sube una foto de tu comida con el #foodsystems y compártenos tus reflexiones sobre el sistema detrás de la misma.

 

Para aprender más:

  • Intini, J., Jacq, E., y Torres, D. Transformar los sistemas alimentarios para alcanzar los ODS. 2030 - Alimentación, agricultura y desarrollo rural en América Latina y el Caribe, No. 12. Santiago de Chile. FAO.
  • Towards a Common Understanding of Sustainable Food Systems. Key approaches, concepts, and terms. One Planet Network, Sustainable Food Systems Programme, 2020.

 

Emilio Martínez de Velasco Aguirre
Escrito por:

Emilio Martínez de Velasco Aguirre

Director del Laboratorio de Innovación Colaborativa (LINNCO). Promueve colaboraciones multi-actor para atender retos complejos de carácter sistémico. Ha sido Director Regional Sureste del CONACYT. Es doctor en planeación urbana y regional por la Universidad de California en Berkeley, con especialidad en innovación y desarrollo económico regional.

Te recomendamos