VOLVER

El arte como forma de inclusión

Por: Maribel Ojeda

19 de marzo del 2021

Ahora más que nunca resulta imperativo poner nuestros talentos al servicio de los demás. Una sociedad más justa y equitativa solo puede lograrse a través del compromiso de cada persona con su entorno.

 

Kristhy A. Gutiérrez Urcelay (Psicopedagogía, 2018) es un claro ejemplo de que el ejercicio profesional y el compromiso social puede ir de la mano.

 

Descubriendo su vocación

Su personalidad polifacética le ha permitido participar en actividades académicas, culturales, pastorales, de acción social, entre otras. “Desde los 8 años comencé mi formación artística y descubrí mi pasión por el arte. Gracias a ello obtuve una beca artística al ingresar a la Universidad” señala Kristhy, quien también formó parte del Comité de Arte y Cultura, obras musicales y Playbacks.

Aunque estudió la Licenciatura en Psicopedagogía siempre tuvo la inquietud de vincular su profesión con el arte. Valores como la igualdad, el respeto y la inclusión han sido parte de su formación. “Durante muchos años mis papás fueron entrenadores en Olimpiadas Especiales. Recuerdo que me llevaban a sus entrenamientos y para mí siempre han sido y serán mi mayor ejemplo e inspiración”, menciona.

Promover la inclusión de personas con discapacidad no solo es su pasión, sino que la motivaba a dar lo mejor de sí. En 2017 nace Mi Verano Incluyente, iniciativa que buscaba brindar un espacio positivo e inclusivo para personas con y sin Síndrome de Down.

Con el apoyo de jóvenes voluntarios y el respaldo de la Coordinación de Arte y Cultura, así como del área de Compromiso Social de la Universidad, concretó este proyecto que incluía actividades artísticas, recreativas y deportivas en beneficio de alumnos con Síndrome de Down.

“Al concluir el curso de verano, me di cuenta del resultado tan positivo que habíamos generado con esta convivencia inclusiva”, señala. Así que durante su gestión como presidenta de ASUA Cultura impulsó diversas actividades inclusivas que le ayudaron a reforzar su vocación.

 

Inicia el sueño, a favor de la inclusión

“Al graduarme de la licenciatura, estaba completamente segura de que trabajar por la inclusión de personas con alguna discapacidad a través del arte era mi vocación, mi pasión y mi más grade motor”, destaca.

Kristhy decidió trabajar en el extranjero durante dos años, tiempo en el que tomó cursos sobre educación especial y participó como mentora en la Compañía de Teatro Inclusiva Art Stream. “Estar en una cultura diferente me permitió conocer cómo era la inclusión en otro país”, menciona, ya su objetivo era aplicar lo aprendido al regresar a México.

Y así comenzó el sueño de iniciar una academia inclusiva de artes. Pero a los pocos meses de su regreso, inició la pandemia y ese, ha sido su mayor reto hasta ahora. Sin embargo, como ella misma señala: “a veces lo desconocido puede convertirse en la oportunidad de tu vida.”

Así que decidió comenzar el proyecto IntegrArte para impartir clases en línea de danza, música, teatro y pintura, todos los días. Y aunque la pandemia ha durado más de lo esperado, “aprendimos que la distancia no separa, si no que puede unir aún más”, recalca.

Con el paso de los meses se unieron más alumnos y sus familias estaban interesadas en que IntegrArte continuara. Fue entonces que diseñaron un plan de trabajo para consolidarse poco a poco como una empresa inclusiva y social.

 

A un año de la pandemia

Este marzo, IntegrArte cumple su primer aniversario y cuenta actualmente con 30 alumnos con y sin discapacidad intelectual. En medio de la incertidumbre por la pandemia, Integrarte ha dado luz a muchas familias.

Por ello, IntegrArte obtuvo “Mención Honorífica” en la categoría de Labor Social del Reconocimiento Municipal de la Juventud 2020 otorgado recientemente por el Ayuntamiento de Mérida. Aunado a eso, forma parte del programa “Mentoring Anáhuac” del Parque tecniA para poder desarrollar aún más su proyecto de emprendimiento social.

 

“En un futuro deseo convertirlo en un Centro Inclusivo de Formación Integral, en donde el arte sea el pilar de nuestra pedagogía”, señala.

 

Kristhy menciona que su experiencia universitaria y su activa participación en todas las actividades posibles, la ayudaron a descubrirse a sí misma y a reforzar esa vocación que desde niña conoció. “Siempre me sentiré agradecida por hoy vivir mi vocación y fusionarla con el arte”, menciona.

“Para mí el liderazgo es una oportunidad para todos los que quieren atreverse a dejar un granito de arena en este mundo (…). No tengan miedo a fallar por que cuando haces las cosas de corazón, siempre encuentran una forma de seguir creciendo”, concluye.

 

¿Quieres conocer más sobre “IntegrArte”?

¡Participa como voluntario y síguelos en sus redes!
FB: @IntegrArte.méxico / IG: @integrarte.mx

 

Revista Vida Anáhuac_marzo 2021

 

Maribel Ojeda
Escrito por:

Maribel Ojeda

Coordinadora de Comunicación Externa

Te recomendamos