VOLVER

Arquitectura y sueños sin límites: Apiron

Por: Egresados Anáhuac Mayab

22 de diciembre del 2020

Ápiron es un término griego que hace referencia al origen de todas las cosas, cuyo significado es: Sin límites. Con la idea de emprender un nuevo camino, dos apasionados Egresados Anáhuac Mayab decidieron crear un despacho arquitectónico el cual engloba la elegancia, cultura y vanguardismo en cada proyecto.

 

Antonio Irigoyen Capetillo (Arquitectura, 2017) y Ana María Icaza Leyva (Arquitectura, 2018) comparten un mismo ideal: crear proyectos memorables de acuerdo con la necesidad del cliente. Todo inició en el aula, al ser cuestionados constantemente por los profesores sobre sus metas y proyectos: “¿Qué harán después de la carrera?” “La Anáhuac Mayab sembró, sin duda, la semilla de emprendimiento en nosotros dos porque iniciamos desde el 2015” mencionó Arq. Irigoyen. 

 

Actualmente la familia Ápiron se conforma de ocho miembros, una de sus metas a mediano plazo es crecer el equipo e invertir en el despacho para aprender nuevos conocimientos de la arquitectura. 

Apiron_Team

“Desde un inicio teníamos claro que nuestro despacho tenía que ser honesto. Es decir, mantener la congruencia entre el proyecto y costo del mismo, por eso tenemos esta cercanía con el cliente para conocer su presupuesto. Un buen proyecto no es siempre algo impagable”, destacó la Arq. Icaza.

Los pilares de la filosofía de Ápiron son la consciencia por el contexto inmediato, la cultura y el clima del lugar, así como la innovación en diseño y su correcta ejecución, porque “El primer paso que damos en un proyecto es conocer nuestra cultura y nuestro contexto antes que la forma y el costo.”, destacó Ana. 

 

El despacho de Arquitectura de nuestros egresados Anáhuac Mayab, buscan ser diferenciadores entre costo y proyecto, por lo que un valor presente en su día a día es la honestidad, por lo que una constante comunicación con el cliente para conocer de primera mano: necesidad y presupuesto, siempre con el mejor servicio de respeto y atención.

 

Los fundadores de Ápiron destacan con algunos de estos logros como su proyecto Centro AMANC, un albergue para niños con cáncer, donde recibieron asesoramiento de personas expertas involucradas en el trabajo, lo cual fue muy enriquecedor en el ámbito profesional. 

CENTRO AMANC

 

Del mismo modo, en el 2020 recibieron una grata sorpresa al ser mencionados en el Arch Daily México, una de las páginas más prestigiosas de arquitectura a nivel mundial, por un diseño llamado Loft RCB.

 

Sin duda, los reconocimientos y logros obtenidos son gracias a los valores como la perseverancia, la responsabilidad y el trabajo en equipo, como destaca la Arq. Icaza: “el trabajo en equipo es nuestro día a día, ya que debemos coordinar con ingenieros, diseñadores, renderistas, y procurar que nuestra idea quede muy clara para los demás. [...] La empatía, porque los espacios que diseñamos no son para que el equipo habite, sino el cliente, entonces debemos colocarnos para percibir el espacio como lo disfrutaría el cliente”.

 

Parte de los retos y valores que han trabajado tanto Ana como Antonio en su emprendimiento, son la paciencia y comunicación: “Es importante la comunicación con sensibilidad para presentar puntos de vista, con el afán de hacer un buen trabajo, y sobre todo tener paciencia durante el proceso. Hemos aprendido que la arquitectura es hacer mil intentos hasta lograrlo, porque al final estamos creando un espacio habitable para el cliente.”, explicó Antonio. 

 

Retos desde el emprendimiento hasta la pandemia COVID-19

El sueño de tener un despacho surge en el 2015, con pequeños proyectos pero sin miedo a continuar aprendiendo en el camino. Por lo que el primer reto desde sus comienzos, fue entrar al mercado como un despacho arquitectónico, debido a los temas fiscales y legales que se involucran, al igual que el trato con las empresas-clientes. Otro contexto con nuevos retos fue la llegada de la pandemia mundial. 

“En la pandemia, al principio fue un cambio radical, pero nos fuimos adaptando de forma remota. Nuestro trabajo se puede hacer en modalidad home office, y algo que tuvimos que trabajar y fortalecer fue la comunicación para atender en todo momento al equipo, […] este cambio aportó al crecimiento y detección de puntos para mejorar”, agregó el Arq. Irigoyen. 

Asimismo, debido a la pandemia se detectaron áreas de oportunidad, tal como las redes sociales. Ana y Antonio analizaron y renovaron sus canales de comunicación, porque más allá de la métrica en redes sociales, querían crear comunidad y posicionamiento. 

Al finalizar la entrevista con los creadores de Ápiron, nos compartieron unos mensajes para los recién egresados o persona con el deseo de emprender. 

Apiron_Ana-y-antonio

“Siempre ser muy persistentes con las metas que tengan, trabajar día y noche hasta alcanzar sus sueños, aunque a veces caigan. Mantenerse en la vanguardia para siempre buscar la innovación en cada paso que tomen, ver hacia adelante y ver el lado positivo de la adversidad. Disfrutar el proceso.” mencionó la Arq. Icaza al referirse a los emprendedores.

 

Con nuevas metas por delante, los socios de Ápiron buscan expandir su despacho arquitectónico a nivel nacional e internacional, en un mediano plazo.

“Ten paciencia porque durante el camino podrás encontrar cosas inesperadas, buenas o malas, por eso es fundamental prepararse para los diferentes escenarios, así que ¡sigue intentando!” recalcó el Arq. Irigoyen para exhortar a los recién egresados y futuros emprendedores. 

 

Te recomendamos